Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia mientras navega. Las cookies que se clasifican según sea necesario se almacenan en su navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento de las características básicas del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y comprender cómo utiliza este sitio web. Estas cookies se almacenarán en su navegador solo con su consentimiento. También tiene la opción de optar por no recibir estas cookies. Pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar su experiencia de navegación.
0,00€ Total
9788497155496

Haz clic en la imagen para ampliarla

LOS SANTOS DEL LUNES

EAN 9788497155496
Colección: Ekklesia
Páginas 154
Tamaño 13cm X 20cm

Sin stock

El título hace referencia a una respuesta que, al parecer, dio Chesterton cuando le pre-guntaron a qué santos tenía más devoción; él aclaró: aquellos que

info
El título hace referencia a una respuesta que, al parecer, dio Chesterton cuando le pre-guntaron a qué santos tenía más devoción; él aclaró: aquellos que todos los lunes se le-vantan temprano para coger el tren e ir al trabajo, vuelven a su casa todas las tardes tras haberse ganado el sustento de su familia y hacen lo mismo el resto de los días de la se-mana. «No lo olvidemos nunca. No son nuestros talentos, nuestros méritos los que están en el centro, sino el amor incondicional y gratuito de Dios. En el origen de nuestro ser cristia-nos no están las doctrinas y las obras, sino el asombro de descubrirnos amados, antes de cualquier respuesta que podamos dar. Mientras que el mundo quiere convencernos de que solo valemos si producimos resultados, el Evangelio nos recuerda la verdad de la vida: Él nos amó primero, Él nos esperó, nos ama y sigue amándonos. Esta es nuestra identidad: somos amados por Dios. Esta es nuestra fuerza: somos amados por Dios. »Esta verdad nos pide una conversión en relación con la idea que a menudo tenemos sobre la santidad. A veces, insistiendo demasiado en nuestro esfuerzo por realizar obras buenas, hemos erigido un ideal de santidad basado excesivamente en nosotros mismos, en el heroísmo personal, en la capacidad de sacrificarse para conquistar un premio. De ese modo hemos hecho de la santidad una meta inalcanzable, la hemos separado de la vida de todos los días, en vez de buscarla y abrazarla en la cotidianidad, en el polvo del camino, en los afanes de la vida concreta y, como decía Teresa de Ávila a sus hermanas, entre los pucheros de la cocina» (Papa Francisco).

Productos Relacionados: